La Iniciativa internacional "4 por 1000"

Suelos para la Seguridad Alimentaria y el Clima

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Search in pages
Filter by Categories
Noticias archivadas
Documentos oficiales 4 por 1000
- Documentos oficiales
- 4 por 1000 Newsletters
System
Recursos
Noticias
Recursos en el centro de atención
Artículos y publicaciones
Recursos archivados
- Artículos en los medios tradicionales
- Otros boletines
- Artículos temáticos en medios especializados
Sys-A reprendre
- Publicaciones científicas y técnicas de referencia
Sys-Validé
Otros recursos
- Herramientas web
Noticias en el centro de atención
- Audio Video Infografías
- Guías y reportes
- Testimonios y success stories

Actuar

¡Todos estamos preocupados!Es necesario actuar con urgencia para garantizar nuestra seguridad alimentaria y limitar los efectos del cambio climático

  • El 75% del suelo ya está degradado en diversos grados (degradado o muy degradado) como consecuencia de la actividad humana. Si no actuamos ahora, más del 90% de los suelos de la superficie terrestre podrían estar degradados en 2050 (fuente FAO – 2020)
  • El 40% de los suelos africanos están degradados por la erosión, la salinización, la compactación, la acidificación, la contaminación química y el agotamiento de los nutrientes, incluida la disminución de la materia orgánica (fuente FAO África Occidental 2020)
  • Cada cinco segundos se erosiona el equivalente a un campo de fútbol. La erosión arrastra entre 25.000 y 40.000 millones de toneladas de tierra vegetal cada año, lo que reduce considerablemente el rendimiento agrícola y la capacidad del suelo para almacenar y reciclar el carbono, los nutrientes y el agua (fuente: FAO – 2020)
  • Las pérdidas de producción de cereales debidas a la erosión se han estimado en 7,6 millones de toneladas al año. Si no se hace nada para mitigar la erosión, podría producirse una reducción total de más de 253 millones de toneladas de cereales en 2050. Esta pérdida de rendimiento equivaldría a retirar 1,5 millones de km2 de tierra de la producción agrícola, lo que equivale a toda la tierra cultivable de la India (fuente FAO – 2015)
  • 1.500 billones de toneladas de carbono en la materia orgánica de los suelos del mundo, más del doble del carbono del CO2 atmosférico (fuente : IPCC - https://www.ipcc.ch, 2013)
  • En los suelos agrícolas (cultivos y praderas) podrían almacenarse 1.200 millones de toneladas de carbono al año en los 40 centímetros superiores del suelo, lo que supone una tasa de almacenamiento anual de aproximadamente el 4 por 1000 en relación con el horizonte superficial del suelo(fuente: IPCC, 2014)
  • Alrededor del 12% de la tierra del mundo se utiliza para la producción agrícola, es decir, más de 1.500 millones de hectáreas (BASF 2010) de tierra cultivable y plantaciones, además de 3.400 millones de hectáreas de pastos y pastizales
  • La superficie mundial de cultivo ecológico (certificado y en conversión) se estimó en casi 70 millones de hectáreas a finales de 2017, es decir, casi el 5% de la superficie agrícola cultivable (SAU). Representaba el 1,4% de la superficie agrícola total de los 181 países encuestados. Las superficies ecológicas no agrícolas (dedicadas principalmente a la recolección y la apicultura) representaban 42,4 millones de hectáreas en 2017. El 47% de estas superficies se encontraban en Finlandia, Zambia y Tanzania (Fuente Agence Bio 2017).
  • El 12,5% de la Superficie Agrícola Utilizada (SAU) del mundo se encuentra bajo Agricultura de Conservación de Suelos (ACS), y el 5% es orgánica, es decir, un máximo del 18% de la SAU es agroecologico (fuentes Gcan 2020 y Agence Bio 2017)
  • El tema de la conservación del suelo es importante, y sólo estamos hablando de la estabilización de una situación ya preocupante.

¡Problemasimportantes!

1. Lucha contra la degradación del suelo

El 75% de los suelos ya están degradados en diversos grados debido a la actividad humana, y el cambio climático está acelerando este proceso [Source FAO – 2020]. Esta degradación tiene efectos adversos sobre la seguridad alimentaria y la agricultura familiar.

Entender por qué los suelos son importantes para el clima ? haga clic aquí

2. Contribuir al objetivo de la seguridad alimentaria

Nuestra capacidad para alimentar a 9.800 millones de personas en 2050 en un contexto de cambio climático dependerá, entre otras cosas, de nuestra capacidad para mantener vivos los suelos.

La producción agrícola está fuertemente correlacionada con la salud del suelo, cuyo principal indicador es el nivel de materia orgánica. Unos suelos productivos y estables favorecen directamente la resistencia de los agricultores al cambio climático.

3. Adaptación de la agricultura al cambio climático

Los suelos más ricos en carbono se adaptan mejor a los impactos del cambio climático, ya que son más resistentes a la erosión y retienen mejor el agua, especialmente durante eventos extremos como las sequías.

La Iniciativa internacional "4 por 1000"para la seguridad alimentaria y el clima

La Iniciativa “4 por 1000” pretende complementar los esfuerzos necesarios para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial y en todos los sectores.

La Iniciativa “4 por 1000” pretende aumentar el contenido de materia orgánica del suelo y el secuestro de carbono mediante la aplicación de prácticas agrícolas adaptadas a las condiciones ambientales, sociales y económicas locales, como la agroecología, la agrosilvicultura, la agricultura de conservación o la gestión del paisaje.

  • La Iniciativa involucra a las partes interesadas en una transición hacia una agricultura altamente resistente y productiva, basada en una gestión adecuada de la tierra y el suelo, que crea puestos de trabajo e ingresos y, por tanto, conduce al desarrollo sostenible.
  • Esta iniciativa forma parte del Plan de Acción Global sobre el Clima (GCAA) adoptado por la CMNUCC en la COP22, que da seguimiento al Plan de Acción Lima-París de la COP21 y contribuye al objetivo de lograr un mundo neutral en cuanto a la degradación de la tierra.
  • Las partes interesadas podrán comprometerse a garantizar que el mayor número posible de suelos agrícolas se beneficie de prácticas que mantengan o mejoren su contenido de carbono o preserven los suelos ricos en carbono. Cada parte interesada podrá comprometerse con un objetivo, un tipo de acción (desde la gestión de las reservas de carbono en el suelo hasta otras medidas complementarias como los seguros de índice, los pagos por servicios ecosistémicos, etc.), un calendario y unos recursos.
  • La Iniciativa debería enviar una señal fuerte sobre el potencial del sector agrícola para contribuir al objetivo a largo plazo de economías neutras en carbono.

La tasa de crecimiento del 4‰ anual de las reservas de carbono del suelo no es un objetivo normativo para cada país, sino que pretende ilustrar que incluso un pequeño aumento de las reservas de carbono de los suelos agrícolas (incluidos los pastizales y las praderas) y de los bosques es una palanca importante para mejorar la fertilidad del suelo y la producción agrícola y para contribuir al objetivo a largo plazo de limitar el aumento de la temperatura a +2°C, el umbral a partir del cual las consecuencias inducidas por el cambio climático serían de una magnitud significativa, según el IPCC.

La Iniciativa es voluntaria, y corresponde a cada Miembro o Socio definir cómo contribuye a sus objetivos.

La originalidad de la Iniciativa internacional “4 por 1000

La Iniciativa “4 por 1000” debe permitir desarrollar acciones concretas sobre el terreno que beneficien a los agricultores, ganaderos y silvicultores, que son los primeros afectados por la degradación de la tierra, y más ampliamente a toda la población mundial.

Un mensaje de Rattan Lal, Premio Mundial de la Alimentación 2020

Rattan Lal, Doctor, Profesor Emérito de Ciencias del Suelo, Director del Centro de Gestión y Almacenamiento de Carbono, Universidad Estatal de Ohio (EEUU); Ex presidente de la Asociación Mundial para la Conservación del Suelo y el Agua (1987-1990), de la Organización Internacional de Investigación sobre el Suelo y el Laboreo (1988-1991) y de la Soil Science Society of America (2006-2008); Actual Presidente de la Unión Internacional de la Ciencia del Suelo (2017-2018); Galardonado por la Fundación del Premio de Japón 2019, copremiado por el IPCC con el Premio Nobel de la Paz 2007 y galardonado con el Premio Mundial de la Alimentación 2020.

Rattan Lal es autor y coautor de más de 2.300 artículos y más de 500 capítulos de libros, y ha escrito 20 libros y editado y coeditado 69 libros.

Figura en la lista de Thomson Reuters de las mentes científicas más influyentes del mundo (2014, 2015) y entre los científicos más citados (2014, 2015, 2016 y 2017).

¿Cómoparticipar?

Únase a la Iniciativa como socio o miembro

Cada estructura puede actuar a su nivel, darse a conocer y compartir la experiencia de su proyecto uniéndose a la Iniciativa “4 por 1000”.
Los Estados, los representantes de los agricultores y los sectores agrícolas, las organizaciones internacionales, los institutos de investigación científica y técnica, las autoridades locales, los bancos de desarrollo, las fundaciones, las empresas privadas y las organizaciones no gubernamentales están invitados a participar y firmar la declaración conjunta.

Para entender la diferencia entre Socio y Miembro, descubra la gobernanza de la Iniciativa

Concretamente, cómo comprometerse ?

Comprometerse y actuar en el marco de la Iniciativa

Los actores de esta Iniciativa se comprometen a que, a través de sus acciones, el mayor número posible de suelos agrícolas se beneficie de prácticas que mantengan o mejoren su contenido de carbono o preserven los suelos ricos en carbono.

Cada uno de los actores que se comprometa mediante la firma de la Declaración Conjunta de Intenciones tendrá que especificar qué objetivos se fija, qué tipo de acciones pone en marcha, según qué calendario y con qué recursos.

Convocatorias de proyectos

Herramientas

Únase a la Iniciativa

Share This